SE ACABA EL GAS EN LO BLANCO Imprimir
Escrito por Administrador   
Miércoles, 01 de Noviembre de 2017 23:08

En un discreto encuentro, Municipal Mejillones tuvo el mérito de aprovechar una de las pocas ocasiones claras de que dispuso frente al pórtico de Gasparín, escuadra a la que ya casi no le quedan esperanzas de salvación en la Tercera “A”, si pensamos que enfrentará a rivales durísimos como Limache y Real San Joaquín. Por su parte, los nortinos tienen mucho que decir en la definición del torneo toda vez que luego de este triunfo por la cuenta mínima, recibirán en su casa a los candidatos a subir, Rengo y Fernández Vial.

 

Por Juan Pablo Jarufe, desde El Bosque

 

Si el partido de la fecha en la máxima categoría del fútbol amateur nacional, lo protagonizaban Rengo y Fernández Vial, no era menor el morbo instalado en la tortuosa cancha de Lo Blanco, en plena comuna de El Bosque. Claro que en este caso, la pugna no era protagonizada por dos de los aspirantes al ascenso a Segunda División, sino por dos actores mucho más frágiles y con una meta para nada glamorosa: evitar el descenso a la Tercera “B”.

Por una parte, Gasparín, que con doce unidades, tenía una de sus últimas chances de acercarse a un Municipal Mejillones, que con 17 positivos, arribaba a la capital con la misión de escapar casi de forma definitiva a cualquier amenaza. Realidades futbolísticas opuestas, en todo caso, pues mientras “El Gasolero” arrastraba una pésima racha de resultados, sufriendo un nuevo cambio de técnico, tras la renuncia de Georgelino Osorio y la llegada de Francisco Carrillo; los nortinos venían de cuatro partidos sin perder, exhibiendo un alza sostenida con Carlos “Chifli” Rojas, al menos en materia de resultados.

Hechas las presentaciones, en la previa uno se imaginaba un choque de “dientes apretados”, con mucha pierna fuerte y alta intensidad en todos los sectores del terreno de juego, pero al final los setenta espectadores que se congregaron en la populosa comuna del sur de Santiago, terminaron asistiendo a un duelo anodino e impreciso de lado y lado, con escasas figuras a rescatar y con una gigantesca deuda en lo futbolístico. En otras palabras, quedó más que claro por qué estos dos equipos están donde están en la tabla de colocaciones.

Ahora bien, la crítica debiese doler mucho más en las huestes locales, porque solo en los tramos finales del partido, se vio a un Gasparín realmente decidido a revertir su suerte, siendo que era el cuadro más necesitado de puntos.

En lo netamente futbolístico, el desorden del cuadro anfitrión fue quizás su principal enemigo, facilitándole las cosas a un conjunto albiceleste que no se esmeró por ejercer una presión alta, sino que simplemente esperó al rival en su propia zona, para luego recuperar el balón y apostar a los envíos en profundidad para la velocidad de Valencia y el aguante de Palacios.

En los primeros veinte minutos, los pupilos de Carrillo tuvieron una ocasión clara en los pies de Manuel Allende, que fue bien conjurada por el meta Álvaro González, cuando recién despuntaba el encuentro; mientras que Mejillones replicó con Kevin Valencia y Joao Ríos, inquietando en los ’13 y ’17, respectivamente.

De ahí en más, una prolongada laguna futbolística, que recién vino a ser interrumpida en los ’38, vía “pelota muerta”, cuando tras un tiro de esquina al corazón del área “gasolera”, Rony Leiva logró conectar y batir al meta Carlos Femenías, decretando la apertura del marcador para los dirigidos por Carlos “Chifli” Rojas. Poco más que eso para referir, durante la etapa inaugural del partido.

En la fase final, los de El Bosque tenían que ir “por el todo o nada” y así al menos lo insinuaron en algunos pasajes, aunque siempre con tremendos inconvenientes para urdir paredes y llegar con fluidez al pórtico contrario.

Con un Mejillones apostando por preservar la exigua ventaja, los de Lo Blanco pudieron igualarlo en los pies de Luis Torres (’49), Allende (’64) y Giovanni “Gringo” Morales en doble instancia (’72 y ‘84), pero fallaron, lo mismo que el ingresado Mauricio Díaz en la visita, quien al filo de los ’90 ensayó un venenoso disparo, que pasó cerca del parante derecho de Femenías.

Al final, un triunfo de oro para los del megapuerto, que le sacaron ocho cuerpos de ventaja a Gasparín, con nueve puntos por disputarse. Vale decir, misión casi imposible para las huestes capitalinas, como bien lo atestiguaron las lágrimas de muchos de sus hombres, una vez consumada la derrota.

Por su parte, con la salvación ya casi abrochada, Mejillones igualmente seguirá siendo protagonista en las últimas fechas, aunque esta vez por lo que pueda hacer ante los candidatos Rengo y Vial, cuadros a los que recibirá sucesivamente en la Región de Antofagasta. Un escenario que no les trae muy buenos recuerdos, precisamente, a los “aurinegros”, que en 2011 sucumbieron ante los entonces dirigidos por Jaime Carreño, en aquella recordada Liguilla Final, que le terminaría dando el ascenso al Barnechea de Mario Salas. Claro que, por lo visto en Lo Blanco el pasado viernes, la lógica sugeriría que esta vez, en condiciones normales, tanto los “oro y cielo” como “El Inmortal” deberían imponerse sin muchos contratiempos.

 

FICHA DEL PARTIDO

Viernes 27 de octubre de 2017

Estadio Municipal Lo Blanco, de El Bosque

Público: 70 espectadores, aproximadamente

Árbitro: Cristián Pavez

Asistentes: Carlos Contreras y Áxel Piñones

GASPARÍN: 23. Carlos Femenías; 20. Luis Torres, 5. Gonzalo Torres, 6. Sebastián Correa, 4. Cristián Femenías; 22. Marco Montecinos (’90, 26. Jorge Gómez), 16. Sebastián Ibarra (C), 14. Bastián Meneses (’61, 27. Julio Medel), 30. Fernando Altamirano (’39, 8. Brandon Fernández); 10. Giovanni Morales, 7. Manuel Allende. DT: Francisco Carrillo.

MUNICIPAL MEJILLONES: 12. Álvaro González; 7. Héctor Albornoz, 2. José Barraza (C), 28. Lucas Cortés, 27. Christopher Zárate; 5. Andrés Flores, 10. Rony Leiva, 20. Mathías Saavedra (’80, 24. Mauricio Díaz); 11. Kevin Valencia (’85, 30. Áxel Mandiola), 26. Felipe Palacios, 15. Joao Ríos (’77, 8. Santiago Barrera). DT: Carlos Rojas.

Gol: 0-1: ’38, Rony Leiva (MM).