UN ÁRBITRO QUE ENGALANA A LA TERCERA DIVISIÓN Imprimir
Escrito por Juan Antonio Torres   
Miércoles, 03 de Octubre de 2018 20:48

Se trata de René de la Rosa, el mismo juez que conocimos en el profesionalismo, quien atendió el requerimiento de nuestro portal para conocer sus sensaciones de este paso por el circuito menor del fútbol chileno. Contrario a lo que muchos piensan que es un retroceso o que bajó de categoría por rendimiento, el réferi de La Florida dice estar más feliz que nunca, enorgulleciéndole el respeto que le han hecho sentir los distintos actores del balompié de ANFA, entre ellos, la prensa.

 

Juan Antonio Torres



Siempre de negro. No debe ser por cábala, tal vez, es por costumbre. Es que cuando dirigió en Primera División era impensado el uso de trajes de otros colores para los encargados de impartir orden. A la usanza antigua, René de la Rosa sale al paso en cada cometido referil con movilidad y diálogo con los jugadores más que usando el látigo. Y también es común verlo sonreír en los partidos. En resumidas cuentas, no se complica la existencia ante los muchachos de hasta 23 y 25 años cuando le reclaman, acaso ignorando su trayectoria, a quienes entiende sus ímpetus, como también su vértigo, asombrándolo esto último. Aquí el diálogo con nuestro portal, explicando su llegada a ANFA.

“Para mí ha sido un agrado dirigir en Tercera División después de estar 25 años en el profesionalismo. Llegar acá me ha ayudado mucho en lo personal, dándome cuenta que me queda hilo todavía en la carretilla. Yo comencé en 1992 en la antigua Federación de Fútbol de Chile ubicada en Erasmo Escala y partí dirigiendo en cadetes, además de combinar con algunos partidos de Tercera de esa época. Por eso digo que he vuelto”.

Como puede apreciarse, no tan sólo a los futbolistas que por distintos motivos no han dado el salto desde cadetes al primer equipo les sirve de gran ayuda dar la vuelta larga en el circuito de Sazié, como lo hicieron, por nombrar algunos, Patricio Rubio, Humberto Suazo, Junior Fernández, Carlos Muñoz, Sebastián Ubilla, Isaac Díaz o Javier Parraguez. A los árbitros también les viene bien para terminar sus carreras, engalanando a este mundo como ocurre hoy con la presencia de René de la Rosa en la actual temporada.

“La competencia de Tercera me agrada mucho, aunque es distinta a la antigua que yo dirigí con ex futbolistas profesionales que después terminaban jugando acá. Ahora hay bastante ex cadete y he visto mucho talento, por ejemplo, me gusta cómo juega Gonzalo Tapia del Real San Joaquín. Hay equipos que siempre pelean en puestos de avanzada y muy pronto subirán más clubes a la Segunda Profesional. Por lo mismo, deben trabajar desde ya en lo institucional para que puedan soportar el cambio y no sea tan traumático”.

Lo cierto es que sin ser adivino, el juez en cuestión debería ser uno de los favoritos para arbitrar en la liguilla final, entre los cuatro primeros equipos. En ella deberían estar Limache, Colina, Rengo y Lautaro, aunque mucho ojo con Municipal Santiago, que juega muy bien y que matemáticamente todavía podría meterse, sin dejar de lado a Salamanca también.

“La experiencia me permite tener otra visión en situaciones puntuales y también enseñarle a las nuevas generaciones de árbitros, a quienes nuestro superior Jesús Grandón ha ido rotando como asistentes en mis arbitrajes. Yo soy más partidario del diálogo que del autoritarismo. No es un retroceso arbitrar en este circuito. Al contrario, me gusta. No he tenido ninguna mala experiencia hasta ahora. Y en mi vida personal soy atleta, tengo un taller y comento fútbol en Radio Portales”.